business_people_carry_light_bulb_17840

Es mejor trabajar en equipo

Garantiza mejores resultados

Una de las pasiones en mi vida es el liderazgo y esto incluye el trabajo en equipo. Me atrevería a decir que todos hemos adquirido experiencias buenas y no tan buenas en este proceso. Entre los elementos más importantes está la huella de las relaciones, aceptar que no podemos solos, la selección del equipo, y la mentoría cómo mejor forma de capacitación.

La mejor experiencia que tuve fue al comenzar mis estudios graduados, en el primer curso; en el que la profesora determinó dividir en pequeños grupos, para ayudar en el proceso de aprendizaje y trabajo en equipo.

Varios estudiantes ya se conocían y formaron sus grupos con excepción de tres estudiantes, dos compañeras y yo. No nos conocíamos, sin embargo, la profesora nos formó como grupo.

Al final de la clase de ese día, nos presentamos. Una era la directora de finanzas de una gran empresa, la otra compañera, coordinadora de recursos humanos de una imprenta de renombre y yo asistente administrativa de una institución universitaria.

Al otro día, una compañera de otro grupo, me dijo “Ustedes van a tener problemas, todas son líderes”. Yo le respondí “ya veremos como hacemos”.

Quiero confesarles que ha sido el grupo de trabajo del que mejor he sido parte. Por supuesto, todas éramos líderes, pero gracias a eso, todas aportábamos, nos sacrificábamos y siempre dábamos lo mejor de nosotras.

Obtuvimos éxito en dicho curso y nuestro trabajo fue excepcional; todas éramos líderes, que sabíamos trabajar con la inteligencia, experiencia, y las fortalezas de cada una, que nos convirtió en grupo extraordinario.

¿Qué ocurrió? ¿Se imaginan? El grupo que al inicio no se conocía, los demás grupos estaban abogando para que lo dispersaran, porque según ellos hacían lucir mal a los otros grupos y así sucedió.

Una de las parte más importantes del trabajo en equipo, son las personas. Pueden llevar experiencia, conocimiento, grados académicos y más, pero si las personas no luchan para que funcione, de nada valdrá.

Si analiza sus éxitos o fracasos, siempre le llevará a las relaciones interpersonales, Por eso es importante asegúrese roderarse de personas que aporten valor a su vida, que le motiven a llevar su talento en una dirección correcta. Si invierte tiempo con personas que sin contenido, no podrá alcanzar al máximo el desarrollo de su potencial.

La huella de las relaciones

Creo que las relaciones son como un negocio y no me mal entienda. Normalmente pensamos que un negocio es algo frío, calculador que sólo el dinero está envuelto y es para adquirir un beneficio propio y eso no siempre es así.

Un negocio es un intercambio de cosas. Cuando no existía el dinero que conocemos hoy, también había negocios. Imagino que se intercambiaban comida por comida, animales por animales, hasta animales por la mano de una joven casadera.

Entonces, las relaciones son intercambio de cariño, tiempo, simpatía. Y cuando un solo lado ofrece esto y el otro no, ¿qué ocurre? Como que el negocio no está funcionando y buscamos la forma de recuperar el proceso de intercambio que deseamos.

Debo reconocer que lamentablemente casi todos nuestras malas situaciones pueden estar atadas a vínculos con personas incorrectas, ya que todos aportan o quitan a nuestras vida.

  • Relaciones que AÑADEN. Ahora es momento en pensar en las relaciones que ha tenido pero que han añadido algo positivo a su vida. Lo más seguro entre las cosas que han enriquecido su trayecto están:
    • Creer en sus sueños
    • Se alegran de tus éxitos
    • Lloran juntos en los momentos tristes
    • Le motivan para seguir adelante
    • Toman tiempo para escucharle
    • Disfrutan los momentos de reír
  • Relaciones que QUITAN. Piense en todas las relaciones que ha tenido en su vida, tal alguna de ellas ¿le han quitado energía, valor, autoestima y hasta ganas de vivir? Si reconocemos que relaciones realizando esto en su vida, la decisión debería ser evitarla, por su bien.
  • Relaciones FUNDAMENTALES. Este tipo de relación son las que le llevan a otro nivel, porque le inspiran respeto, confianza y hacen todo lo posible para que usted se desarrolle.

Hasta el momento hemos pensando en las relaciones que nos han aportado, sin embargo, la pregunta es: ¿Cuál de estas tres es usted para los demás?

Aceptar que no podemos solos

Todos podemos considerar tomar la ruta fácil y caer en la tentación de trabajar solo, sin embargo, las personas que piensan que pueden cumplir sus metas sin ayuda de nadie, tiene la garantía que fracasará con prontitud. Significa que el aceptar que se necesita ayuda es sustancial desde el inicio.

La primera vez que escuché sobre el estudio del ‘Vuelo de los gansos’ (video), donde muestra la forma en que los gansos realizando su viaje de emigración en forma de “V”, explica que el líder que está en la vanguardia al cansarse, se va a la retaguardia y otro toma el lugar del líder. En caso que uno de los gansos es herido o necesita descender a tierra, otro de los compañeros le acompaña hasta que se recupere.  

Imagine si un ganso decide emigrar solo, ¿tendrá posibilidad de llegar a su meta?

Si está decidido a escoger el equipo de trabajo en vez de trabajar solo, debe realizar realizar lo siguiente:

  • Acepte la ley de lo trascendental, que determina que no existe un llanero solitario para obtener las cosas.
  • Construya el equipo que crea en su sueño.
  • Reconozca que cada uno en su equipo posee fortalezas y debilidades.
  • Capacite y desarrollo su equipo según sus capacidades.
  • Provea al equipo el crédito por cada éxito.

Selección del equipo de trabajo

Construir un grupo de personas para trabajar con un mismo fin no es tarea fácil, ya que cada persona debe poseer unas características especiales que apoyen el desarrollo y cumplimiento de la meta establecida.

Jesús reclutó y fue mentor del equipo más importante establecido. La meta para ellos era exponer el mensaje de Dios, establecer la iglesia, convertir a personas, además de la búsqueda de ayuda y su capacitación para cumplir diversas funciones.

Para un líder es requisito aprender la manera de descubrir miembros para su equipo con el mayor potencial posible, que acepten y colaboren con pasión a lograr su sueño.

Algunas de las cualidades que el equipo debe poseer son:

  • Fidelidad: ¿Son diligentes en la actualidad en las labores que están realizando?
  • Disponibilidad: ¿Están disponibles para aportar e invertir en tiempo, habilidades y el beneficio del equipo?
  • Iniciativa: ¿Miran más allá para identificar necesidades y tomar iniciativa en los procesos?
  • Espíritu de equipo: ¿Están dispuesto a aprender y trabajar con personas con diversidad de opinión?
  • Hambre de aprender: ¿Le apasiona o está dispuesto al constante crecimiento?

Trabajar en equipo no es fácil, porque no todos están dispuestos a trabajar en la misma intensidad; y mucho menos dispuestos a enseñar e intercambiar con paciencia y respeto las diversas opiniones, pero no imposible.

Mentoría, como método de capacitación

La capacitación es esencial para que un equipo de trabajo continúe creciendo. Existe la posibilidad que todos los integrantes estén especializados en diferentes áreas, sin embargo, la formación para trabajar dentro de este equipo sea necesario para que funcione y cumpla con los objetivos establecidos.

Para lograr esto, es necesario que el líder, establezca una relación cercana con el equipo, en la que inspire y motive y por consecuencia se establezca una relación con respeto, y confianza lo suficientemente fuerte para que se llegue a ser un maestro para el equipo.

Según la profesora Mildred Ortiz, en su presentación Mentoría & Coaching, mentor es la ‘persona que provee el conocimiento, orientación, consejos, apoyo y oportunidad al protegido’.

Establecer un plan de capacitación de parte de un líder de grupo o su mentor, basado en la necesidad según las fortalezas y debilidades del grupo, promoverá mayor unidad y valor a cada individuo.

Como cristianos no le tengamos miedo al trabajo en equipo, Dios nos dice su palabra en 1 Corintios 12:12 (RVR1960): “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.” Al comparar con un cuerpo humano, entendemos que todas las partes tienen que trabajar cónsonos y con un mismo fin.

¡Lancémonos al reto!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s